Ideas navideñas: Renos con Decopatch

Un último empujón antes de que lleguen las fiestas. Aquí traigo una manera sencilla de decorar la casa para Navidades: renos de papel maché/cartón decorados con papeles de Decopatch (marca de papeles para découpage). Una vez decorados, con pastillas adhesivas polivalentes podemos pegarlos por las paredes, o con lana se pueden ensartar en una guirnalda y colgarse, o haciendo un agujero en los cuernos y pasando una cinta corta puedes tener decoraciones ligeras para el árbol de Navidad. Como veis, de esta misma idea se pueden sacar muchas otras, todo es echarle un poco de imaginación:

Sin título

NECESITARÁS

  • Renos de papel maché/cartón (o cualquier otro adorno que te guste. Los renos están aquí)
  • Hojas de papel de Decopatch (yo con cuatro me he bastado)
  • Tijeras
  • Cola blanca de base de agua
  • Un pincel (con la parte del pelo corta, plana y tupida)
  • El material que vayas a usar para colgarlos (hilo de lana, cintas, pastillas adhesivas…)

Sin título

PROCESO

1. Lo primero es medir el adorno que vamos a decorar para decidir cómo vamos a cortar el papel. Estos renos miden 15 cm. de alto aproximadamente.

2. Ahora corta tiras de papel según la medida de tu adorno. Como los renos miden 15 cm. he decidido cortar tiras de 3 centímetros de grosor, para colocar cinco tiras por cada reno, y he necesitado para cada reno tres tiras de 10 cm. de largo y dos de 5 cm.

Sin título

3. Marca los renos para saber dónde tienes que colocar cada tira. Esto ayuda a que el acabado final sea mejor.

Sin título

4. Colocamos un poco de cola en la zona delimitada por el lápiz, la tira de papel, y un poco de cola encima de ésta última, pero sólo en las partes de ésta en las que el papel coincide con la figura del reno. Repetimos este paso con cada tira y en cada reno. Es conveniente que una vez aplicadas todas las tiras dejemos secar la figura por completo, mientras un reno se seca, puedes dedicarte al siguiente. El reno quedará así:

Sin título

5. Ahora sólo queda recortar la figura y descartar el papel sobrante. Por supuesto, no va a quedar completamente bien una vez recortado, pero esto es incluso recomendable, ya que con un poco de cola podemos remeter las orillas entrantes y así dar un acabado perfecto a la figura:

Sin título

Como yo las he pegado con pastillas adhesivas, no he considerado necesario hacer las dos caras, ya que la pastilla adhesiva al despegarse del reno por la parte del papel podía dañarlo. Si los usáis para colgarlos en el árbol o para algo más visible, sería buena idea decorarlos por las dos caras, pero en la siguiente cara el procedimiento es exactamente el mismo.

Los podéis usar en multitud de cosas, y si los guardáis, el año que viene estarán listos otra vez para alegrar vuestra casa.

Sin título

Recetas de invierno: Quesadilla de batata y jamón de Parma

Hacía ya mucho tiempo que no ponía por aquí una receta, y hoy traigo una de creación propia, muy sencilla de preparar y deliciosa.

Las quesadillas (las saladas) son un plato propio de la comida mexicana, y, aunque estoy segura de que existe una receta “tradicional”, la verdad es que son tremendamente versátiles, ya que los ingredientes básicos son las tortillas de maíz y el queso. A partir de ahí se pueden hacer muchas pruebas. Es difícil hacer mal una quesadilla, son un plato barato y, si no nos queremos calentar mucho la cabeza, pueden hacerse rápidamente.

Final

En esta ocasión he hecho una apuesta segura, ya que el dulzor y la textura de la batata combinan muy bien con el jamón salado, y la mozzarella derretida aporta ese punto de suavidad que liga todos los sabores en la boca. La verdad es que es un plato muy sabroso que requiere poco esfuerzo.

Ingredientes

INGREDIENTES

  • 300 gr. de mozzarella para cocinar
  • 3 batatas pequeñas o 2 medianas
  • 75 gramos de jamón de Parma (o ibérico, mucho mejor, pero se nos había acabado)
  • 8 tortillas de trigo (para dos personas, 2 tortillas por quesadilla)
  • 1/2 teaspoon de comino
  • 1/2 teaspoon de pimentón
  • 1/4 teaspoon de ajo en polvo
  • un poco de aceite de oliva
  • sal

PROCESO

1. Lo primero es cocinar la batata. La pelamos y la cortamos en dados pequeños. Para conservar mejor su textura y su sabor, la batata que vamos a machacar debe cocinarse al vapor. De esa forma, no se nos agua tanto como si la cociéramos, perdiendo parte de su textura, y tampoco cuesta tanto de cocinar como si la hiciéramos al horno (esto lo aprendí en Good Eats, programa recomendable si te gusta la cocina). Se necesita bastante agua, así que es recomendable cocinarlas en una olla de boca grande y procurando que la batata quede más o menos extendida en la superficie, que no se monten los trozos.

Sin título

2. Cuando la batata esté lista, aproximadamente unos 20 minutos después, escurrimos un poco y trituramos con la batidora. Personalmente, me gusta encontrarme tropezones, por lo que usé la batidora sólo un poco al principio, y acabé con el tenedor. Cuando la tengamos machacada, añadimos un poco de sal, y las tres especias (comino, pimentón y ajo en polvo), esto le dará un deje de comida mexicana muy agradable. Eso sí, no os paséis demasiado porque entonces eclipsará el sabor del jamón.

Sin título

3. La siguiente parte es bien fácil: untamos la cara de una tortita de maíz con batata, colocamos jamón de Parma, mozzarella, y cerramos con otra tortita.

Sin título

Sin título

Mozzarella II

4. Ya sólo queda untarla con un poco de aceite por encima y ponerla al grill (previamente calentado, al máximo). Yo la he hecho en grill, pero es posible hacerla en una plancha normal y corriente, la ventaja del grill es que hace los dos lados a la vez y mientras una quesadilla se hace, puedes ir preparando la otra, ahorrándote también problemas estructurales para darle la vuelta.

Sin título

 

Una vez hechas, se pueden cortar con un cortador de pizzas para que queden cómodos triángulos que hacen más fácil el comerlas, y también para que sea más fácil presentarlas en el plato.

Ideas navideñas: Etiquetas personalizadas

Para inaugurar la serie de ideas navideñas de este año, os traigo una manera de personalizar vuestros regalos de forma original y fácil: etiquetas de fieltro. Por delante tienen un diseño en fieltro, por detrás cartulina con el nombre de la persona. No sólo son una forma llamativa de dar un toque personal a vuestros regalos, sino que también quedarán como un bonito recuerdo para vuestros familiares, y es que para Navidades, nada mejor que demostrar el cariño con cosas hechas a mano (y si son bonitas, mejor).

Final

NECESITARÁS

  • Hojas de fieltro (yo me he apañado bien con cuatro colores)
  • Tijeras
  • Cartulina
  • Regla
  • Pegamento textil
  • Cintas de tela finas
  • Tenaza giratoria para perforar (o algún instrumento que cumpla la misma función)

EXTRAS (no son necesarios, pero son muy útiles para un buen acabado):

  • Alfombra para cortar
  • Cortador giratorio (como el de las pizzas, pero para tela)
  • Regla tipo Omnigrid

OTROS

Dependiendo de lo que quieras hacer con tus etiquetas, puedes necesitar materiales complementarios, como hilo, purpurina, figuras de fieltro pre-cortadas… En el link a la galería fotográfica del final podéis ver otros diseños que usan más cosas aparte de las básicas.

PROCESO

1. Lo primero es cortar la etiqueta sobre la que haremos el diseño. Las que yo he hecho son de 6 centímetros de base y 8 de altura, de estos ocho, los dos últimos son los dedicados al acabado triangular de la etiqueta, así que el espacio real para nuestro diseño será de 6×6 cm.

Sin título

2. Después de eso, podemos empezar con el diseño. Lo ideal es hacerse algún borrador aparte con el dibujo que queremos, la forma que tendrá, y sobre todo, cuántas piezas de qué medida y color necesitaremos. En mi caso, para este Papá Noel de unos 4 cms, he necesitado 2 piezas de color carne (cara y nariz), 4 piezas blancas (parte frontal del gorro, bigote, barba, borla del gorro) y 1 pieza roja (el gorro). En la siguiente imagen podéis ver la figura “descompuesta”:

Sin título

3. A continuación, pegamos la figura. Las piezas más grandes suelen ir las primeras, ya que sobre ésas construiremos el resto de detalles. En este caso, las piezas “básicas” son la barba y el gorro, todos los demás detalles van pegados después. Es recomendable dejar que la figura se seque bien cuando lo tenemos todo pegado. Cuando esté seco, podremos añadir detalles (los ojos con rotulador, decoraciones…)

Sin título

Sin título

Sin título

4. Ahora cortamos un trozo de cartulina con el mismo proceso con el que cortamos la base de la etiqueta en fieltro. Para darle un aire cuidado, con un lápiz dibujamos sin apretar unas líneas de guía que nos ayudarán a saber cuál es el centro de la etiqueta y a que las letras se mantengan alineadas. Después, con un rotulador de caligrafía, escribimos los nombres (si no, un rotulador normal, colores de madera, pluma… Lo que más os guste).

Sin título

5. Cuando la tinta de las letras esté completamente seca, borramos con cuidado las líneas que dibujamos, y pegamos la base de fieltro sobre la de cartulina.

6. Para finalizar, hacemos unos agujeros con la tenaza de perforar (de unos 5 mm.) en la parte triangular de la etiqueta y colocamos la cinta que usaremos para atar la etiqueta al paquete.

Sin título

Sin título

MÁS DISEÑOS EN ESTA GALERÍA

Primeros intentos de patchwork y quilting

Aquí está otra de las actividades que me tuvo ocupada durante el otoño, y que formaba parte de aquella lista a la que ya le van quedando menos cosas por completar.

La verdad sea dicha: no soy nada hábil con la aguja. Me impresiona mucho la gente que es capaz de lograr buenos resultados cosiendo, porque es una cosa que requiere paciencia y mucha dedicación. Sin embargo, como ferviente defensora de la idea de que la práctica hace maestros, y de que más que “un don” muchas veces de lo que se trata es de una gran inversión de horas, me he lanzado a esto del patchwork y el quilting con la esperanza de poco a poco lograr cosas más elaboradas y bonitas.

Aquí os muestro dos pequeños trabajos. Cada uno representa una modalidad de bloque. Si quisiera hacer una colcha o un quilt decorativo, necesitaría muchos más de estos bloques (y trabajar unos cuantos conceptos que de momento me quedan un poco grandes).

Log cabin

Esta modalidad se llama Log Cabin (cabaña de troncos), y es que si os fijáis, es una técnica que consiste en la superposición de barras para dar lugar a un entramado. Después de haberlo hecho y haber investigado un poco (preguntando a gente que controla este tema), encuentro tres pequeños errores. El primero es que si os fijáis, a una de las barras de tela marrón clarito se le ve que no llega al final, y esto es por un pequeño error de cálculo al cortar. El patchwork se caracteriza por usar motivos geométricos y diferentes telas, de modo que calcular las dimensiones y cortar correctamente es algo indispensable para obtener buenos resultados. El segundo es que este bloque tiene mucho más efecto con telas sin estampados, o con estampados muy pequeños. Y el tercero es que el cuadrado del centro suele ser más pequeño en comparación con la composición final, hubiera tenido que añadir más barras o bien haber cosido las que hay más hacia dentro.

Churn Dash

 

Esta modalidad se llama Churn Dash (mantequera). Es algo más compleja que la anterior, pero también creo que el resultado es más vistoso. En esta ocasión creo que el principal error es que los vértices de las formas geométricas no siempre coinciden bien, y esto es una cosa que distingue a un buen quilt de uno regular. Según me han dicho los entendidos, es normal que en los primeros trabajos esto no salga perfectamente. Hace poco encontré una pequeña barrita transparente de cuarto de pulgada que sirve para medir el espacio exacto que hay que dejar para poder coser cómodamente las orillas interiores sin que las costuras se vean en el acabado y sin que hay que romperse la cabeza con cálculos, así que espero que eso me ayude a calcular mejor la próxima vez a la hora de coser.

A ver qué tal se me dan los futuros intentos con la aguja.

Qué hacer este invierno (2/12/13 – 1/03/14)

Soy consciente de que aún quedan algunas cosas pendientes en la lista de cosas para hacer en otoño, no se me han olvidado, y la mayoría de las cosas pendientes están empezadas y en proceso de finalizar (espero que a lo largo de este mes recién estrenado y el siguiente puede acabarlas). Pero aún así, para no faltar a las fechas, quiero poner unas cuantas cosas en las que estaré ocupada este invierno, y es que, aprovechando que aquí lo de salir con frío se lleva más bien poco, es una época ideal para hacer muchas cosas dentro de casa.

Ideas navideñas

Pues sí, la Navidad está a la vuelta de la esquina, como bien se han encargado de recordarnos todas las empresas interesadas en que compremos sus productos. Pero no sólo eso, sino que con ella se acercan también los temidos ‘amigos invisibles’, la decoración de la casa, los retratos familiares… Un sinfín de cosas en las que no estaría de más poner nuestro propio toque personal, que es lo que me propongo hacer con éstas ideas.

Ideas Navideñas I: Etiquetas personalizadas

Ideas Navideñas II: Renos con Decopatch

Recetas con batata

Creo que uno de los pequeños fallos que tuvo la idea de las recetas con calabaza de la pasada lista de actividades fue que estaba estipulado que habría una por semana, cosa que en escrito parece fácil de cumplir, pero luego al pasar a la acción te encuentras todo tipo de eventualidades: una semana estás de viaje, otra semana no encuentras ninguna receta original/interesante, otra semana no te encuentras muy bien y no tienes ganas de complicarte en la cocina… Así que en lugar de eso, voy a decir que este invierno las recetas que aparezcan en el blog serán con batata (que no es lo mismo que boniato, por cierto).

Receta I: Quesadilla de batata y jamón de Parma

10 imágenes que hablan del invierno

Como ya hice con el otoño, durante esta estación también voy a intentar reflejar cómo la estación del invierno va instalándose poco a poco a través de un número de fotografías. En esta ocasión también seré más realista que la vez pasada, y pondré mi tope en diez, que parece una cantidad más plausible que quince.

Proyecto fotográfico: ‘Not so innocent’

Hace poco escuché una canción que me hizo pensar en una imagen de inocencia aparente, de inocencia disfrazada, y se me ocurrió una idea para una serie de retratos. Ya tengo algo medio hablado con la posible modelo para los retratos, y ahora estoy metida en la logística del asunto. No voy a dar muchos detalles aún, pero estoy bastante ilusionada y espero mostrar aquí este proyecto.

Aquí está el resultado.

Viajes: mercadillo de Navidad en Trier

Los dos últimos años hemos ido al Marché du Nöel en Estrasburgo, uno de los mercadillos de Navidad más grandes y bonitos de Europa. La cuestión es que Estrasburgo está a dos horas y pico en coche. Llevamos muchas horas metidos en el coche últimamente y además para Navidades iremos en coche a España, así que este año, para cambiar un poco y no sumar más agotador tiempo al volante, iremos a la ciudad de Trier, en Alemania, que está a sólo 40 minutos.

Y eso es todo. Sé que esta lista es mucho más corta que la de otoño, a pesar de que la estación es más larga, pero espero complementarla con algunas otras ideas que vayan cruzándose en mi camino, y sobre todo, espero que esta vez si tenga tiempo de acabarla antes de que la estación termine.