Nueva etapa, ¿me acompañáis?

Durante dos años y pico, este rincón ha sido el lugar donde he venido (con rachas, eso sí) a enseñar y compartir mis experimentos creativos en diferentes campos: decoración, cocina, costura, fotografía, algo de bricolaje… Un poco de todo. En estos dos años me lo he pasado muy bien probando cosas y, en el fondo, probándome a mí misma. Algunas veces las cosas han salido bien, otras no tan bien, pero he aprendido mucho.

Sobre todo, he aprendido de mí misma. En la vorágine de pintura, cola, útiles de cocina y objetivos de fotografía, al fin he encontrado las dos cosas con las que realmente disfruto, donde creo que tengo mucho camino por delante para seguir aprendiendo y, a la vez, algo que ofrecer a los demás. Esas dos cosas son la cocina y la fotografía. En estos dos años de blogging intermitente, ésas han sido, según creo, las dos aficiones que más me han satisfecho personalmente y las que mejor recepción han tenido por vuestra parte (supongo que no es casualidad).

Por ello, es el momento de centrarse en lo que realmente disfruto y lo que, al final del día, me supone esa alegría creativa. Tras varios meses de reflexión y trabajo, he puesto en marcha A buen hambre, un blog donde compartiré recetas elaboradas en mi cocina, pero también otras informaciones que pueden resultar útiles a los “cocinillas” como yo.

El nombre no es casual. Lo que más me gusta de cocinar algo es que luego puedo comérmelo, soy así de sencilla, y ya se sabe que “A buen hambre, no hay pan duro”. Un nombre acertado para un blog de alguien a quien comer le produce un gran placer.

Respecto a este blog, no voy a cerrarlo, ni borrarlo, ni nada así. Hay aquí una buena cantidad de cosas y, en cierta medida, estas entradas forman parte de mí, especialmente ahora que las veo como una muestra de la evolución hasta llegar al “enfoque” más particular de mi creatividad. Además, ¿quién sabe?, quizá en algún momento me apetezca escribir aquí sobre algo que no sea cocina y comida.

Si os gusta la idea, podéis seguir el blog en Facebook, Twitter, y para los más visuales, en Instagram y Pinterest.

¿Qué, os gusta comer? 😉

Recetas de invierno: Quesadilla de batata y jamón de Parma

Hacía ya mucho tiempo que no ponía por aquí una receta, y hoy traigo una de creación propia, muy sencilla de preparar y deliciosa.

Las quesadillas (las saladas) son un plato propio de la comida mexicana, y, aunque estoy segura de que existe una receta “tradicional”, la verdad es que son tremendamente versátiles, ya que los ingredientes básicos son las tortillas de maíz y el queso. A partir de ahí se pueden hacer muchas pruebas. Es difícil hacer mal una quesadilla, son un plato barato y, si no nos queremos calentar mucho la cabeza, pueden hacerse rápidamente.

Final

En esta ocasión he hecho una apuesta segura, ya que el dulzor y la textura de la batata combinan muy bien con el jamón salado, y la mozzarella derretida aporta ese punto de suavidad que liga todos los sabores en la boca. La verdad es que es un plato muy sabroso que requiere poco esfuerzo.

Ingredientes

INGREDIENTES

  • 300 gr. de mozzarella para cocinar
  • 3 batatas pequeñas o 2 medianas
  • 75 gramos de jamón de Parma (o ibérico, mucho mejor, pero se nos había acabado)
  • 8 tortillas de trigo (para dos personas, 2 tortillas por quesadilla)
  • 1/2 teaspoon de comino
  • 1/2 teaspoon de pimentón
  • 1/4 teaspoon de ajo en polvo
  • un poco de aceite de oliva
  • sal

PROCESO

1. Lo primero es cocinar la batata. La pelamos y la cortamos en dados pequeños. Para conservar mejor su textura y su sabor, la batata que vamos a machacar debe cocinarse al vapor. De esa forma, no se nos agua tanto como si la cociéramos, perdiendo parte de su textura, y tampoco cuesta tanto de cocinar como si la hiciéramos al horno (esto lo aprendí en Good Eats, programa recomendable si te gusta la cocina). Se necesita bastante agua, así que es recomendable cocinarlas en una olla de boca grande y procurando que la batata quede más o menos extendida en la superficie, que no se monten los trozos.

Sin título

2. Cuando la batata esté lista, aproximadamente unos 20 minutos después, escurrimos un poco y trituramos con la batidora. Personalmente, me gusta encontrarme tropezones, por lo que usé la batidora sólo un poco al principio, y acabé con el tenedor. Cuando la tengamos machacada, añadimos un poco de sal, y las tres especias (comino, pimentón y ajo en polvo), esto le dará un deje de comida mexicana muy agradable. Eso sí, no os paséis demasiado porque entonces eclipsará el sabor del jamón.

Sin título

3. La siguiente parte es bien fácil: untamos la cara de una tortita de maíz con batata, colocamos jamón de Parma, mozzarella, y cerramos con otra tortita.

Sin título

Sin título

Mozzarella II

4. Ya sólo queda untarla con un poco de aceite por encima y ponerla al grill (previamente calentado, al máximo). Yo la he hecho en grill, pero es posible hacerla en una plancha normal y corriente, la ventaja del grill es que hace los dos lados a la vez y mientras una quesadilla se hace, puedes ir preparando la otra, ahorrándote también problemas estructurales para darle la vuelta.

Sin título

 

Una vez hechas, se pueden cortar con un cortador de pizzas para que queden cómodos triángulos que hacen más fácil el comerlas, y también para que sea más fácil presentarlas en el plato.

4 cosas creativas – 4ª semana de septiembre

Cocina: ensaladas con fruta

¿Quién dijo que las ensaladas eran sólo de color verde? A mí particularmente me gusta variarlas y jugar con los sabores. Si tengo que tomar ensalada, al menos que sea una divertida y sabrosa. Con el otoño, llega la temporada de la pera (que está fabulosa con queso brie y nueces, que lo sepáis) y las uvas (con queso feta y rúcula, para contrastar). En esta de aquí abajo utilizo manzana y arándanos, combinados con gambas y un poco de rúcula. Las gambas se pueden sofreír previamente con un poco de comino molido y zumo de lima para darles un toque especial y distinto. La idea de incorporar fruta en una ensalada suele desagradar a la gente más tradicional con los sabores, pero este pequeño cambio en las ensaladas hace que tomemos fruta diariamente, con todos los beneficios que conlleva.

Sin título

Diseño/Tipografía: Friends of Type

Diseños tipográficos frescos y creativos de la mano de cuatro amigos que se unieron para crear esta página. En su blog se inspiran e inspiran a los demás con diseños nuevos y llamativos, utilizando la página a modo de portfolio común. También tienen una pequeña tienda con artículos diseñados por ellos (camisetas, un tote, pósters…)

Creatividad: Un libro de pintar para pequeños y grandes

Así es definido en muchos sitios Outside the Lines, un libro de colorear con ilustraciones de artistas contemporáneos de todos los campos. Es una forma genial de introducir a los niños en el mundo de la creatividad de una forma distinta, pero también un buen capricho para los adultos que simplemente disfrutan coloreando. Se puede encontrar el original en amazon.com por 11 dólares (sin contar los gastos de envío).

Lectura: Malditos libros, libros malditos

Así es como se titula el libro de Juan Carlos Díez Jayo. Un libro que empezó siendo un blog que recogía curiosidades y anécdotas sobre libros, bibliotecas, autores y personajes. Me encontré el libro este verano, aunque aún estoy leyéndolo, y juntándolo con éste de aquí me hice con un buen montón de anécdotas literarias. El libro esta organizado en pequeños capítulos sin un hilo conductor, lo que lo convierte en un libro ideal para la mesilla de noche.