Una pequeña colección de cámaras ‘vintage’

Mientras estábamos de vacaciones este verano en Madrid, encontramos en la buhardilla un montón de tesoros de antaño: libros viejos, juguetes de la infancia, espejos… y estas bonitas cámaras. Las cámaras pertenecieron a un tío de mi suegra que estuvo viviendo y trabajando en Londres durante la II Guerra Mundial, al estar lejos de su familia y hacer frecuentemente retratos de su hija para la abuela de ésta, se fue aficionando a la fotografía y acabó con una curiosa colección de cámaras que cayeron en el olvido cuando murió. Ahora son auténticas reliquias, y además de entretenerme un rato haciéndoles fotos, también las he utilizado para decorar aquella estantería famosa (a la que ya le queda muy poquito para estar completamente decorada).

Sin título

Sin título

Sin título

Sin título

Sin título

Sin título

Three of a kind?

Close-up

Vacaciones naturales

En lo que llevo de año he hecho menos fotos que el año pasado, y este verano especialmente, no he hecho casi fotos. Pero hay una razón… ¡es que estoy pasándomelo bien! Y por eso no estoy pensando todo el rato en las fotos que hago 😉

Este verano, de las pocas fotos que he disparado, me he sorprendido de la cantidad de fotos de temática natural que he reunido, mariposas y flores especialmente. Creo que todas son mejorables, pero algunas han quedado bien dentro de lo que cabe y os las muestro aquí.

Cuatro vistas de Vianden y su castillo

La semana pasada tuve visita en casa, y aprovechando que no llovía demasiado y que hizo más o menos buen tiempo (para Luxemburgo, al menos), nos fuimos a Vianden, un pueblo al norte del país con un castillo que se construyó entre los siglos XI y XIV, fundado en un ‘castellum’ de la era romana. El castillo es uno de los mejores conservados y restaurados del país.

Aunque en las fotografías veréis que el día no era precisamente soleado, he seleccionado las cuatro que me parecieron más bonitas.

Viaje fugaz a Colonia

El fin de semana pasado estuvimos en Colonia, Alemania. Como hemos ido por estas fechas, de los tres días que estuvimos, dos de ellos salieron grises, pero como no hay mal que por bien no venga y quien no se consuela es porque no quiere, he aprovechado esa circunstancia para practicar un poco con los retoques fotográficos en blanco y negro.

Sinceramente, Colonia no es una ciudad espectacular (quitando la catedral, que sí lo es). En estos tres días visitamos el Schokoladenmuseum, del que salí un poco despagada, la catedral, y nos paseamos a la orilla del Rin, ya que aún no hay muchos cruceros activos porque la temporada alta es en verano, claro. Quizá influyó que con los días grises y bastante frío (está al norte de Luxemburgo), la ciudad perdió encanto.

Os dejo aquí algunas fotos de estos días que pasé allí.

P.D: Soy consciente de que últimamente sólo subo fotografías. Tengo muchos proyectos en danza, supongo que por probabilidad llevaré alguno a término, ¡tenedme paciencia!

 

Una tienda de muebles de diseño

Esta semana, una de las veces que íbamos en el coche hacia la academia, pasamos por delante de una tienda de muebles que me llamó mucho la atención.

El caso es que ayer la visitamos y dentro me enamoré unas mil veces de diferentes objetos. Por supuesto, todos eran bastante caros, pero el diseño era muy limpio, neat, que dirían los angloparlantes y que se ajusta mejor a lo que quiero decir. Ese tipo de diseño me gusta mucho: es utilitario, simple, discreto  y eso lo hace bello. De pasearnos por allí dentro hemos sacado alguna idea muy divertida, e intentaremos “fusilar” alguna cosa que nos encantó, estad atentos en las próximas semanas al blog.

Aquí os dejo unas cuantas fotos que saqué, aunque todas con la aplicación instagram en el móvil, ya que sería muy llamativo (y paleto, para qué engañarnos) acudir allí con la cámara réflex.

Repentina inspiración de hoy

No sé si será que de perseguir a la perrita se me han aclarado las ideas o qué, pero esta mañana tuve una idea feliz que no sé muy bien de dónde vino ni por qué.

Por alguna razón me puse a pensar en el origami, es decir, el arte de plegar el papel para obtener figuras, también llamado papiroflexia. El origami tiene algo muy mágico, y es que con complejos dobleces, giros y requiebros se logra representar una idea muy simple, aunque siempre los hay que quieren rizar el rizo. Precisamente esta dualidad simplicidad-comlejidad fue lo que me inspiró para lo que os traigo hoy.

Le di la vuelta a esa doble faceta de realizar actividades complejas para lograr algo simple, y en su lugar usé el producto simple nacido del origami para expresar ideas difíciles como la libertad, la determinación y las prisiones que no lo parecen. Fruto de esta inspiración se me ocurrió crear un set en 500px llamado ‘Origami complexity’, que planeo utilizar para explicar conceptos abstractos que suelen dar para miles y miles de palabras, pero que se pueden sintetizar en un flash.

¿Qué os parece la idea?

Pequeña fiera

Por fin, después de dos meses y pico de espera, ha llegado Dido a casa. En el viaje se portó muy bien, pero después de la tarde y la noche de ayer, hemos descubierto que era porque lo del coche no le daba mucha confianza. En cuanto pisó tierra empezó su aventura en nuestra casa. Los cristales le devuelven su reflejo y se ha dado ya un trompazo contra dos. Muerde cualquier cosa que cuelgue un poco (el batín cuando te lo pones, el mantel de la mesa, la funda del sofá y absolutamente TODAS las plantas del jardín, incluido el musgo, aunque no cuelgue)

Al menos doy fe de que es una excelente modelo fotográfica, aunque ese armatoste negro y grandote no le haga demasiada gracia.